martes, 14 de junio de 2016

Fantasías Sexuales de Hombres y Mujeres

Las fantasías sexuales son un método mental de estimulación sexual, que desde las imágenes y el pensamiento, provocan la excitación y la realización de la actividad sexual.

Al ser un producto de la mente, pues ocurren tanto en hombres como en mujeres. Algunos estudios indican 69 % en hombres y 31 % en mujeres, otros señalan que en general, cerca del 90% de las personas fantasean sexualmente de forma frecuente y diversa.

Los contenidos de las fantasías pueden ir desde prácticas sexuales: entre tres, grupal, homosexual, intercambio, dominar o ser dominado/a, exhibirse, fisgonear la desnudez o la actividad sexual de otros/as, asumir papeles o roles, y un sin fin de variantes.

Algunas parejas consolidadas, se comunican algunas de sus fantasías sexuales y deciden jugar a representar entre ambos sus contenidos. Esto es, simular y narrar la vivencia mientras tienen una relación sexual: “imagínate que…, me imagino que…”


Otras parejas, juegan a hacer un poco más real la representación de la fantasía y planifican el siguiente encuentro erótico con accesorios, vestuarios y juguetes propios del papel a actuar: “yo seré… tu serás…”

Hombres y mujeres cada vez parecen estar más parejos en torno a los contenidos de sus fantasías sexuales, aunque ellos han expresado más que ellas, debido a un mayor permiso social recibido.


Ellos, siguen escogiendo: el trío (con dos mujeres), el intercambio de pareja, mirar un encuentro lésbico, hacerlo en un lugar público y la escenificación porno y/o sadomasoquista.


Ellas, cada vez más asertivas, se van atreviendo más a confesar: el stripper, el trío (con dos hombres o dos mujeres), la dominatrix, hacerlo en un sitio exótico, y tener sexo con un extraño.
En general tener y disfrutar fantasías sexuales, las cuales no necesariamente tengan que contarse o representarse, aporta importantes beneficios para la vivencia de una sexualidad saludable.

No hay nada malo en tener fantasías sexuales de ensueño, vale decir, soñar despiertos/as, puesto que resultan satisfactorias por la experiencia de libertad, de imaginación y de posibilidades creativas que pueden quedarse allí, en la privacidad e intimidad de la mente.


Las fantasías sexuales constituyen una fuente de preocupación cuando: 
A. Representan fijaciones o condición indispensable para funcionar, entendiendo por ello: que sólo las fantasías resultan ser fuente de excitación para que la persona pueda activarse y responder sexualmente.
B. Son sustitutas de la realidad. 
C. Se tornan compulsivas y sus contenidos se asocian a temor de descontrol de impulsos, pudiendo ser generadoras de angustia, al considerarse preparatorias de acciones sexuales abusivas y de riesgo a víctimas. Recordemos que toda conducta abusiva sexualmente constituye un delito que viola los Derechos Humanos/Sexuales de otra/s persona/s.

En estos casos, clasificados como excesos no operativos, es meritorio acudir a consulta sexológica y psicológica para recibir apoyo, mediante evaluación, asesoramiento y tratamiento para el control de las fantasías preparatorias, recurrentes y preocupantes.

Asimismo, existen otros casos clasificados como déficits no operativos, que también representan una fuente conflicto de interacción con la pareja, dada la ausencia total de fantasías eróticas, asociada a bajo deseo sexual, dificultad para excitarse y problemas para lograr el orgasmo, predominantemente en mujeres. Algunas, con reconocimiento de malestar emocional e insatisfacción sexual consecuentes; otras, sin reconocimiento del papel de las fantasías sexuales en la salud sexual individual y de pareja.


De igual manera, en estos casos, resulta provechoso buscar apoyo profesional en modalidad individual, de pareja o grupal, para recibir psicoeducación sexual, así como sexoterapia en virtud de la valoración previamente realizada. 


Recuerden que:
La mujeres y los hombres en #SexPsiEquilibrio parten del autoconocimiento, el consenso en pareja, el respeto mutuo y la creatividad, logrando maximizar su vigor sexual y otorgándose el permiso para experimentar fantasías sexuales como abono a su bienestar sexual.

Cuéntenme sus inquietudes!!! Una nueva entrada, les brindará más información y clarificación. Juntos alimentaremos este sitio, para provecho de todos y todas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario